19 de marzo de 2019

Estaño



Joder. Hay una cosa en el suelo. Qué asco. Es un dedo. Me miro las manos. Mío no es. Pues un dedo siempre es de alguien. Normalmente. Como no sé lo que se hace cuando te encuentras un dedo en el suelo lo meto dentro de un paquete de tabaco vacío y sigo caminando. “Ya veré”.
Y así es como me pongo a pensar en la necesidad del ser humano de sentirse completo y qué significado tiene realmente. En que se puede vivir sin un dedo. Incluso sin un brazo. Sin ojos. Hasta sin piernas. Sin orejas, sin...bueno, prácticamente se puede ser el Señor Patata y seguir adelante.
Pero no creo que se pueda vivir sin amor. A lo mejor respiras. Pero eso no es vivir. Supongo que uno es como un puzzle. Y todo el mundo sabe que un puzzle al que le faltan piezas nunca va a ser feliz. Una vez una arañita parlante que se llamaba Marilú me dijo que vivir, no se parecía en nada a lo que yo hacía. Que mi vida era mía y toda esa mierda y podía hacer con ella lo que quisiera. Por supuesto. Pero que la próxima vez que mojara la almohada por la noche, no me preguntara de quién era la culpa. No pasa nada si te caes, decía, lo importante es estar en movimiento. La vida se mueve todo el tiempo. ¿No ves como se aleja? Corre, Billy, corre.
La maté con una zapatilla. Joder, claro que me arrepiento.




18 de marzo de 2019

Níquel



Cosas tipo desmontar un puto ropero que no cabe por la puerta para montarlo en la habitación de al lado no te dicen para qué, exactamente. “¿Pero a que está bonito?”. Mucho, cariño. Cosas como follar el mismo día y terminar de joderte la L4. Que tampoco te dicen para qué exactamente. Que qué más da. Si te vas a morir. Ven. Aquí. Y yo voy. Porque aquí está muy rico. Ese tipo de cosas que hace feliz a la gente. Que echas de menos cuando no las tienes y andas perdiendo tu tiempo por ahí evitando un espejo tras otro. Colgar una lámpara de mil seiscientos kilos; hacer pollo con tomate; cambiarle el agua a las tortugas; bostezar; esperar a que la puerta se abra; hacerle cosquillas a ver de qué color se pone; ese tipo de cosas, joder, de las que nunca te arrepientes. Cosas que guardar en una caja de latón: una entrada del cine, un hilo rojo, un plato roto, algunas fotos...todo el amor que quepa, aunque no sepas exactamente para qué, hasta que no cierre la tapa.





17 de marzo de 2019

Meitnerio



Planeta: La Tierra. Esquina de Mulholand con Baterfly. Mesa 21. Día 19.665 en la vida de una mujer con nombre de verdura. De postre hay fresas con nata y vainilla, y una ridícula hoja de menta coronando la cima.


-A veces eres tan, rara.

“Porque soy rara”.

-Como si nada te...

“Porque nada me”.

-Como si...

“Porque no eres él”.

-¿No vas a decir nada?

-No me gusta la nata.





15 de marzo de 2019

Tantalio



A tomar por culo amor
con tus medias naranjas y tus ranas vestidas de domingo.
Yo soy un dátil
un aguacate; una uva; una papaya; un yo qué sé qué.

Y ella una manzana Gray Smith.

Ay amor, ay, con tu sonrisa idiota y esa baba en la boca y el thogether forever tatuado en la frente y esa cara que pones de canción.
Tus yo a ti más y tus
n-o-l-o-v-o-leveré a hacer. Plop. Plop.
Te lo prometo.

Ay ay ay. Que duele, coño.

Como si hubiera una promesa que no tenga una grieta.
Que no fuera una pompa de jabón.
Como si siempre a lo mejor no sea sólo ahora. Un rato más.
Como si siempre fuera
que tuviéramos una bola de cristal.
Como si fuéramos
dioses.

Nos, jugamos a tocarnos por debajo de la mesa.
Al parchís, a ver películas antiguas, a quién es más tonto, a no hacer la cama.
Sólo somos mamíferos. Qué se le va a hacer...





13 de marzo de 2019

Cromo




Una coliflor consta de dos partes:

un corazón grande como una patata grande
como una rueda de tractor
como una casa en el árbol
como un castillo inflable
como un cine de verano
como un campo de golf
como un pueblo pequeño con campanario y lirios
como un pueblo más grande con biblioteca y un sex-shop
como Polonia
como Uganda
como la luna de algún Júpiter
como la nebulosa del Cangrejo
como la puta Vía Láctea
como no sé lo qué. Grande, joder.

Y yo, esa cosa al otro lado de la cama, tan rara.