7 de febrero de 2010

Abajo el periscopio

¡Cri-CRI-cri-cri-CRI!
Grillos.
¡Cri-CRI-cri-cri-CRI!
Más grillos.

Color: supongo que negro, no sé.
Con un agujero.
Que brilla.
Aunque en realidad

también hay más agujeros pequeños.
Y también brillan.
No sé si eso se contempla en el color negro.
Yo diría que sí, negro, total
por unos cuantos agujeros.
Tal vez no haya
otra noche como esta…

¡Krerfchhhhh!
(ramita seca)
¡Fiusssssssss!
otro cigarro.
Te había prometido
¡Plop!
(descorcho este momento)
cambiar
(lo sirvo en dos copas)creo.

Vengo a decirte que lo siento
(¿Está seguro de que quiere sobrescribir el archivo?)
que no me sale
(sí a todo)
¿Qué esperabas?
¡Fiussssssssssss!
¿un milagro?

Aún me hago pajas pensando en tu culo
sigo un menú
de latas de albóndigas
no me peino
desde que no duermes conmigo
o me acuesto vestido
o de pie
o no me acuesto
y eso
que me bebo cada noche dos botellas
de Stolichnaya
y perdona
tenía preparado un poema
aquí, te lo juro, en el bolsillo.