9 de febrero de 2010

Uy, ha venido un viento y se ha llevado el título

El hombre es un recipiente. Soporta la carga genética que le fue legada, y la transporta de generación en generación, siendo así de utilidad dentro de la maquinaría perfecta de la vida, al menos, en este planeta.

El hombre es mu tonto.

Tras millones de años, el ser humano, contra todo pronóstico, ha mutado en algo espantoso y oscuro, no quiere ser solo un tuperware, quiere la tarta, el queso entero, la galaxia.
Por eso mi vecino de arriba, es un hijoputa.

Se llama Pepe, Pepe no se qué, y a las dos de la mañana del día que le da la gana , se pone a darle hostias a su novia, su mujer, su coleguita, yo qué sé, y ella, le dice, Pepe, por Dios, que me vas a matar.
La policía lo mismo que viene se va. Pepe pone cara de bueno y ella, en alpargatas, les dice que si quieren café, y que no, que aquí no ha sido, será en otra parte, porque mi Pepe, ya ven, que no tiene ni carnes, ¿lo de la boca?, que me he dado con la puerta sin querer, que soy más tonta …

Y según Pepe, una guarra de cojones, que te gusta chuparla, so guarra, y a ver si aprendes a hacer un huevo frito, eh cariño, y a lo mejor te llevo al cine, anda, tráeme otro paquete de tabaco, guapa.

Que belleza en la caza del Ñu a manos de una manada de leones, que expresión exuberante de vida en la muerte de un macho de Mantis descabellado, en el aleteo último de las moscas del verano del setenta y seis, en la vorágine de los buitres devorando los huesos de las cebras, que utilidad la de las hienas y microbios, y en cambio, que hijoputa es este Pepe, tan sucio y tan equivocado.

Me gustaría, ya lo creo, permanecer puro, limpio, como un cuenco que llevara la vida en las manos a otras manos, y así hasta el fin de los tiempos si lo hubiere, pero no creo que pueda, porque la próxima vez que vea a Pepe en la escalera, voy a cagarme en sus muertos y a decirle que si quiere, bajamos a la calle a romper la cadena evolutiva en sintonía de la vida en el planeta, “¿la qué?”, que eres un mamón, Pepe, que eres un mamón.