7 de marzo de 2010

A la de tres

Ahora estoy triste:
“Si lo llego a saber no me hago yonki de su nombre”
Ahora estoy alegre:
“No se llamaba Claudia por casualidad”
triste:
“Digo Claudia y me entra hambre”
alegre:
“En su culo, me hago pajas-aún-, todavía”
triste:
“Y va, y se me muere”
alegre:
“Hoy es su muerteaños. Te quiero mucho amor. Te quiero tanto”.

Ahora estoy aquí:
“Coño, no encuentro el abrelatas”
Ahora estoy allí:
“Estoy embarazada”
Aquí:
“Ya la he visto-click- me voy a la cama”
allí:
“No, Claudia no, Adela, como mi madre”
Aquí:
“Adela es bonito, quién sabe
podría haber lucido su nombre como un lazo”
Allí:
“(Beso)quiero que sepas que te necesito”.

Ahora probemos con los números.
El número tres.
Un año, dos años, tres años.
Otra vez.
Uno, dos, y tres.
Tres años.
Tres putos años.
Sin ella.
Por eso he comprado esta pistola.

Ahora me lo pego:
“No tengo huevos”
Ahora no me lo pego:
“No tengo huevos”
Ahora sí:
“Tampoco tengo huevos de vivir sin ella”
Ahora no:
“Tengo que bajar la basura”.

Ahora estoy:
“A la de tres”
Ahora …
no estoy.