28 de marzo de 2010

Vademécum terrible

Iba yo por la isla de Pascua
un día
y a esto
que me encuentro a Cayetana Guillén Cuervo
y le digo
“pues a mí me pareces muy linda”
y entonces
es cuando aparece Michael Jakson
cantando el Black Or White.

Una vez maté una golondrina
de una pedrada.

Me miro los dedos de los pies y me pregunto
para qué sirven.
A veces me parece
que la vida está llena de cosas inútiles
y a veces, otras
la vida me encanta
y doy saltitos en la cama
y casi llego al techo con las manos.

¿Y si tuviera una máquina del tiempo?
No iría a ningún sitio
mi vida ha sido triste
y el futuro
ja ja, el futuro. Fumo demasiado.
Vaya mierda de máquina del tiempo.

Y luego me despierto y voy al baño y hago pis
y cuando vuelvo
hay una larga fila de hormigas en la cama
llevando un cargamento de migas de galletas.

Vale. Me pongo a mirar por la ventana.

No me gusta la gente que mete los gatitos en un saco
y los tira al río.
Y menos los que matan golondrinas.
Alguien debería, hacer algo al respecto
tal vez la Liga Intergaláctica
o el consejo de ancianos del Sistema Uriol
dictar una ley que prohibiera los capullos
en este planeta, o algo.

Y digo yo que entonces
el hombre es casi como
los dedos de los pies
¿o qué?
otras veces sueño
que soy un canguro
una pelota
una cinta de vídeo
-un saludo a mi madre
no sé si me estará viendo-
cosas
o que tengo una capa
como Superman
y no tengo miedo
de que la gente siga
tirándolo todo en el mismo
contenedor
y mire a los lados.
El caso es soñar. Sueñas, y te atreves.