23 de mayo de 2010

La belleza del Caos


“Os vamos a sacar de ahí tíos...”.
Eso es lo último que ha dicho la radio. Luego ha hecho Krrrrchhhhhhhhh, y ya no ha dicho nada más.
Risco huele mal. Dos días y ya parece un trozo de carne ahumada.
Le he tapado a Risco la cara con arena, por las ratas.

Si voy a morir en este agujero, Ana nunca sabrá que lo hice pensando en ella. Joder, Ana y sus promesas.

-¡Eh, mamones! ¡¿Alguno habla mi idioma?!

Con suerte, si me quedo dormido, ni me enteraré cuando me claven la bayoneta. Le acabo de volar a un tío los sesos. Y aún tengo munición para muchos más. Robert ya no va a necesitarla, Willys, Casper, joder, si no me matan pronto voy a pillar la puta peste en este puto agujero.

-¡Yo hablo!¡¿Qué quieres?!

Espero que sea un tipo simpático.

-¡Tengo una mujer. Se llama Ana. Amigo, te juro que es un grano en el culo cuando quiere!... ¡No quiero ir al infierno con un grano en el culo, ¿me entiendes?! …!¿Estás casado?!

-¡Tengo novia!¡Se llama Hildelgard!

-¡Si sales de aquí, amigo, nunca le prometas nada! ¡¿Podrías hacerme un favor?!

-¡Si sales de ahí, con las manos en alto, podrás verla de nuevo, americano!

-¡Escucha capullo, dile a tu sargento que deje de soplarte al oído. Tiradme una puta granada y podréis iros a casa. Oh, se me olvidaba, no os quedan granadas. No me extraña, tengo este agujero lleno de colegas con las tripas por fuera!...¡¿Vas a hacerme ese favor o no?!

-¡¿Qué quieres?!

-¡Voy a tirarte mi cartera. Dentro está la dirección de mi casa. Quiero que le escribas una carta a mi esposa! ¡¿Lo harás?! ¡Si lo haces podré dormir, tengo un sueño de cojones, lo cierto es que me duelen las pelotas del sueño que tengo!

Venga sargento, dile al chaval que le tire la cartera, maldito hijo de puta, como me gustaría que asomaras la cabeza.

-¡Tírala!

-!Eso está bien!¡Supongo que sabes escribir! ¡¿Sabes?! ¡Es broma, te la voy a tirar! ¡¿La tienes?!

-¡Es guapa. ¿Cómo has dicho que se llama?!

-¡Se llama maldita sea, ni te imaginas cómo se va a poner cuando se entere de que no vuelvo a casa!

-¡¿Qué quieres que le escriba?!

-¡Dile que, me hubiera gustado conocer al bebé. Que la quiero. Que la echaré de menos, joder, todo eso chaval, imagina que es Hildelgard, dile algo bonito coño, tengo la boca seca como el cañon del colorado, no estoy, muy inspirado!

-¡Hildelgard es bruta como una vaca, si no vuelvo a casa se llevaría semanas pisando mi foto!

-¡Dile que, que fue la última cosa en la que pensé. ¿Ok chico?!

-¡Ok americano!

-¡Eh soldado, gracias!

-¡Ahora ya puedes dormir lo que quieras!

-¡Prefiero esperar a que alguno de ustedes asome la cabeza! ¡¿Te importa?!