16 de junio de 2010

El orden Gaussiano


“Mi nariz es una parte importante de mí. Es mía. Y la echaría de menos.
Me gusta los colores, en general, antes no, antes me gustaba que las cosas fueran blancas. O negras.
No era divertido.”



Tomo una piedra en mi mano y la declaro hermosa.
Soy un hombre libre y por suerte yo decido,
que absolutamente todo lo que me rodea
me ha sido dado.

Los camaleones y el hielo y todo el Ártico,
las bombillas, los charcos,
los cumpleaños, las naranjas,
mi madre, esta piel.

Nada es perfecto.
Hemos inventado palabras horribles.
Cecille murió de cáncer.
Rosa de pena, de echar de menos, de morirse,
Colette de los mismo que se mueren los sueños,
de no creer.

Y sin embargo,
todo es hermoso,
la flor de la Hiroshima,
la sangre de los toros,
el amor, la hipocresía
y todo porque nada
nada, es perfecto.

A veces duermo con los ojos abiertos
porque me tengo miedo.
Soy siempre una batalla y me gusta
estar en desacuerdo , apretar los dientes,
ganar.

Veo veo
¿qué ves?
una cosita
¿y qué cosita es?
que empieza por...

Era cereza,
pero podía haber sido,
cualquier otra cosa.