16 de junio de 2010

Las palabras más necias, los oídos más sordos


¿Se le ve,
la raja del culo?

¿Se ha hecho alguna vez
una mamografía?

¿Qué es la musa
me pregunto?

¿Es esta luz en la ventana?,
¿es lo que hay
dentro de las gotas de agua?,
¿del silencio?
¿De la lavadora?

Demasiadas preguntas.
Ni una sola respuesta.

¿Un país,
el olor de la cárcel,
un muerto?

¿Duele?

¿Tiene alas?
¿Es un ángel?
¿Una compresa?

Podría ser
cualquier cosa
y estar ahora mirándome,
riéndose de mí:
“Ja ja ja
so payaso. Sin mí
no eres nada”.

Pero qué puta eres...