21 de agosto de 2010

Mana de mí como sin rumbo


Quiero eso contigo y en la banda sonora
de uno de Pavese,
tirarme en tobogán hasta tu ombligo,
y caer y caer y caer,
a lo amniótico,
a lo profundo,
al agua tuya.

Quiero eso contigo y esta luna,
de cartulina blanca pegada a la pared con cinta aislante,
y estas cortinas con moscas follando como locas,
y un mes a la semana,
de darnos un beso en la boca del metro,
y en un grano de arroz,
cruzar flotando las alcantarillas,
más allá de Brooklyn.

Alquilaré un avión que te peine las canas,
cuando eso contigo sea aquello,
y por las noches,
te leeré a Gabriel,
y otros arcángeles.

Mientras podríamos,
meter al microondas una pizza,
y sentarnos fuera a ver pasar el camión de la basura.
Estás preciosa así, de madrugada,
esperando a que una estrella te devuelva la mirada.