6 de septiembre de 2010

Psique de una pinza de la ropa color fuccia


Coges lápiz y papel, preparas un té,
y crees que vas a contarle al mundo algo importante,
cuando en realidad,
estás más sólo que una mierda.

Miras las hojas de los árboles caer caer y crees,
que todo es perfecto, así,
a cámara lenta,
hasta el culo de porros,
y chicles de menta.

Fuera en el mundo,
el Euribor, hace estragos.
No cabe un alfiler en la planta de oncología.
Un día, Terminator, será presidente.
Esto se va al carajo.
Sin ti poeta.
Deberías levantarte de esa silla,
y venir a brindar por lo que queda.