25 de octubre de 2010

Bienvenidos a Crossroad


“Si adivinas lo que tengo en esta mano,
te amaré para siempre”.

¿Qué cabe dentro de una mano pequeña?
Un Mar no, desde luego.
Aunque nunca se sabe.
Con ella no.
¿Y si es un Mar?
¿Una goleta?
¿Ítaca?
Coño, qué estoy diciendo.

A lo sumo, cabe un dedal,
un billete de metro;
una ciruela, una horquilla del pelo;
las llaves del garaje;
arena, un tapón de Coca-cola;
cerillas,
un...
¿y si es un Mar?
¿Un helicóptero?
¿Un rinoceronte?

“Y además, te la chupo”

Piensa tío, piensa...