1 de octubre de 2010

Y que hagan con nosotros, una bandera


Si una hebra de tu pelo se me enreda en la polla,
me hago un lacito y si, tropiezo con tus dientes
mientras te saco la lengua de su sitio,
te muerdo y te muerdo y te muerdo
y si, te duele y callas, yo también,
y te llevo a embestidas al filo de la cama,
y en ese abismo, te lo digo:
“Canta, puta, canta”.
Y entonces algo se te escapa de la boca,
y atado a un hilo,
se pasea como un globo por la casa,
dejando un eco de nosotros,
colgando de las lámparas.

Tú y yo, mi vida, en medio de este cáncer de planeta.
Tú y yo aún no civilizados. Ajenos a los, spots de Agahta
Ruiz de la Prada o la Wolsvagen,
huidos de la Iglesia y los Senados y los,
grandes almacenes,
tú y yo follando como cerdos como locos como héroes,
mientras un hormiguero de personas toma el bus,
todos los días a una vida, que no quiere.

Cuando el mundo reviente,
ya estaremos lejos.