13 de enero de 2011

Petite chanson pour les pirates


Más cerca.
Más dentro.
Más hermoso, de ti.

Y embestir y verterme
como un trueno en el rosa,
del crustáceo que vive entre tus bragas.

Y tú destornillándome con ansia la corteza,
Y después tú vaída casi, emulsionando flores blancas, rascando el cielo.
Y tú, después, la primera de todas las gotas de lluvia del concierto.

Óvolo mío,
de entre todas las piedras preciosas del planeta.