9 de febrero de 2011

¿Con qué coño cosen el lacito de las bragas?




El amor no dura un Siempre: dura el amor.
Que es poco.
Nunca suficiente.
Esa es la puta verdad.

La quise un beso, y un paquete de pipas,
a orillas del estanque.
Había patos y Adelaida, reflejada en el agua con las rodillas juntas,
era la niña más bonita del parque.

Se casó con un negro,
que dicen que tiene la polla de un mulo,
y en los ojos un tigre agazapado.
Supongo que al amor, el tamaño,
sí le importa.

En cambio la liturgia, contigo de follarte por el culo,
se ha convertido en el paisaje más hermoso de mi vida,
y los días y las horas que aprieto en el puño,
sintigo, brasas, como si Siempre,
se hubiera detenido,
a mear en el arcén.

“Me gusta cuando callas porque no dices nada,
y estás más guapa”.
Le dije a fulanita a la sombra de un árbol un día de verano.
Supongo que a Ruben, le pasaba los mismo.
Que quería un florero.

En cambio lo que somos no es más que dos mitades,
de carne y pedos en la cama, tú y yo.
Y es perfecto,
saber que cada vez que encuentro un pelo tuyo en el lavabo,
es que me amas.