18 de marzo de 2011

La aguja del pajar



-Hijaputa.

-Te aguantas. Vas a estar muy guapo cuando termine.

-Me estás cogiendo pellizcos en la carne con las putas pinzas. Duele. Coño ya.

-¿Y quién te quiere más que yo, que te arreglo las cejas; que te hago una tortilla; que me bebo tu boca; que te suspiro; quién, di-me-lo-tú?

-Y luego me pica. Me escuece un huevo.

-Cállate ya.

-Sé que te gusta verme sufrir. Te pone. Tenerme así, con estos lagrimones en los ojos. ¿A que te pone? Lo ves. Te pone.

-Hay una arañita en el techo...