9 de noviembre de 2011

Viñeta


-Y así es como acaba esta bonita historia de dragones y princesas. A dormir.

-Papá...

-Ya lo sé. No cierro la puerta. La dejo así.

-...¿Los papás también podéis matar dragones? ¿como en los cuentos?

-A tu madre le quité una vez una garrapata del tobillo y bla bla bla y en la montaña, pues, hay bichos, y tú madre que es muy tonta y siempre hace lo que le sale de...que no se puso calcetines, yo se lo dije, ponte, ponte, ponte, yo no sé las veces, y ella yo no sé las veces que no se los puso y claro, los bichos no son tan tontos como tu madre y además tu madre debe tener una sangre muy rica ñam ñam ñam, y eso, que al rato estaba ay que me pica ay que me pica. Como un garbanzo de gorda era, qué asco.
La quemé con la punta del cigarro.
Hacia: “Krrrrrrrrreeeeeeeeechhhhhhhhh”.