26 de diciembre de 2011

Preludio


-Un tipo ha estado preguntando por ti Jimmy Boy. Al final de la barra. El del Martini.

-¿El calvo?

-Se llama Roberts. ¿Cuándo vas a llevarme al cine Jimmy Boy?

El humo de los bares está vivo.
Roberts...vaya mierda de nombre.

-¿Qué coño quieres?

-Supongo que usted es Jimmy Boy.

-Depende.

-Quiero que mate a esta mujer.

Es preciosa. Rubia como el puto trigo al este de Alabama.
Lleva un negro colgando del brazo en la foto.
Joder, podría perdonarle cualquier cosa a una mujer con unas piernas como esas.

-¿No le gustan los negros?

-Si quiere puedo encargarle a otro este asunto. Aunque no sería tan limpio como usted. Eso dicen.

-No se preocupe. Le dejaré en la frente un beso. Sin marcas. Podrá enterrarla mañana tan fresca como una manzana.

Fuera del humo, en la calle, la luz de las farolas nieva sobre las aceras de esta mierda de ciudad.