18 de enero de 2012

Si he llegado hasta aquí


El tiempo no es un perro que lo llamas y que vuelve, no puedes,

subirte a la grupa de un sólo momento de tu vida,
ni esperar que un segundo-ese segundo-, dure para siempre.
El tiempo es un gran
hijo
de puta,
que moja los días de verano en un vaso de leche y se los traga,
lo único,
que al tiempo le preocupa de ti,
es que tengas suficiente chocolate por dentro.

Por eso yo te pienso desde nunca jamás,
desde antes del de,
desde el ya del revés, desdelantesdespués.
Desde atrás del big-bang del coño mamífero del puto universo.
Desde el mísmisimo Olimpo de quien ha y puede contárselo a los pájaros.

Por si el tiempo.
Porque te amo.