16 de marzo de 2012

Que


Te sacas del coño una chistera y del sombrero con la mano
un conejo blanco que apuñalas en el aire y que en sus tripas
guarda una bola de cristal donde me lees en voz alta que la gente
que come con la boca abierta no te gusta
y que estás,
muy embarazada.

Dices te amo como quien come pan.
De oreja a oreja.

Me gustan tus brakers en la boca.
Llenarte de raíces.
Comprarte zapatillas con forma de león.
No compres nada azul ni nada rosa amor.
Me gusta ver los globos en el techo,
celebrando que el mundo gira un día más.

Ni que nada te impida rodar sobre tu vientre
cuesta abajo a parir un ocaso en altamar.
Que se llame María.
María nada más.
Y al pasar, que la gente,
se detenga a mirar.
Por los ojos tan negros.
Por los rizos de sal.
Por su hermosa sonrisa de papel celofán.