16 de mayo de 2012

Gringo y la chica con diez lunares blancos en las bragas


Que si no te te te.
Que si es que me.
Que si me olvido.

Yo que te abrazaba como el sol a la cebada yo,
que no me acuerdo ya yo dices ya,
de nada.

De cuando el viento.
Cuando la risa.
Yo que te que y te te te y tanto y tanto
bajo un paraguas esperando el autobús,
yo que ya no,
de cuando todos los pájaros miraban desde las copas de los árboles
los dedos de tus pies diciendo sí sí sí sí quiero más.

Yo que te pierdo.

Que no me alcanzas.