21 de junio de 2012

Idiota


Elevado, nuclear, infinito;
pero absolutamente todo en esta vida tiene un precio.
Es bueno saberlo por si acaso
uno se tropieza con el diablo:

“-Te doy tres cuartos por tu alma.

-Más.

-Trescientos años.

-...

-Las llaves de este mundo.

-...

-La eternidad.

-La quiero a ella, por un sólo segundo otra vez viva entre mis brazos.

-No vales tanto”.