4 de julio de 2012

Tengo entendido que


Una historia al revés, contada por el trompo, canto
-pensaba que...-, finalizando (siempre)la,
sin perdices ni truchas- ...no estábamos tan solos mi guitarra y yo-
uno tras otros los días de mi vida, y.
Ni una moneda.
Ni un sólo aplauso.
Sólo la lluvia.
Y este acorde de mierda rasgándole la yema de los ojos a los gatos.

Te quiero;pero ya...y así fue que.
Y ahora ya no.
Ya nada de.
No sin tus pasos de alcatraz moviendo las losetas de un triste callejón rumbo a la cama.
Ni sin tu abrazo de marfil ni tú tú tú.

Y mirar hacia atrás.
Hacia el principio,
desabrochar el tiempo botón a botón y descubrirse
uno mordiendo entre los dientes tu boca tú tú tú, perra mía, otra vez.

Yo y mi guitarra no esperaba que,
mos.
Este silencio de campanas tocando a muerto pobre.
Estas sandalias de andarme las orillas en torno al imposible,
de desandarlo todo.

Hasta ti.
Hasta el Big
Bang.