30 de agosto de 2012

Central Park


María nunca hubiera imaginado que se pudiera sentir tanta paz sólo porque alguien metiera sus dedos en tu pelo.
Es mediodía. Con los ojos cerrados, todo es naranja.

-Paca...

-¿Qué María?

-¿Qué se siente?

Paca ha cogido la mano de María y la ha puesto sobre su vientre.

Hay pájaros cantando entre los olmos.