26 de diciembre de 2012

Tijeras, cartulina, pegamento...


-Buenos días.

-Hola papi.

-¿Has dormido bien?

-He soñado con riscos...Hacía viento.

-¿Sabes qué es exactamente un risco?

-Hacía viento.

-Conocí un tipo. Tenía, no sé, algo que ver con las hidráulicas. Se acostaba con una empleada que tenía una hija que tenía un corsé, de hierros, por toda la espalda porque a los tres años alguien la había dejado dormida en el coche mientras entraba al supermercado. Aquel día hacía cuarenta y tres grados a la sombra.
El gallego decía que aunque no tuvieras un centavo en el bolsillo, había que llevar siempre los zapatos y los dientes muy limpios.
Y que no llevar calcetines era un signo de elegancia.
¿Quieres desayunar?

-Mamá no va a volver. ¿Verdad?