11 de enero de 2013

Balística ha dicho que era una Parabellum


Me como un pastel.
Con crema.
Con miel.
Considerable.
Tan suave...y esponjoso.
Me chupo los dedos.
Uno a uno.
Disfruto, de mis labios pegajosos.
Del hojaldre entre mis dientes.
De como se afeita las piernas.
Con mi cuchilla nueva.
Como sale del agua, de entre la niebla,
con las tetas brillantes como espadas,
fluvial,
ultramarina.

La sigo como un perro,
pasillo abajo.
Me arrodillo y rezo.
Salgo a la arena.

Si suelta sus demonios, soy hombre muerto.