4 de enero de 2013

Plus Green


...corría por Roma la leyenda de que había un ángel suelto por las calles, con los ojos tan verdes, que todo el verde que uno había visto antes ya no era verde. Ni el Amazonas ni el turquesa del Caribe ni el verde de los versos del poeta, verde, eran los ojos de Luiggi Capresse , un espiritu celeste vestido de Gabbana y peinado a lo Gardel que hablaba del revés y entre susurros, era capaz de convencerte sin quitarte las bragas, de que la luna, desde aquel mismo momento, era tuya.