25 de marzo de 2013

A cinco minutos de Mandala


¿Pero sabes?. Te cansas, las fuerzas, te abandonan y,
por lo mismo, por ser humano,
cierra uno la puerta tras de sí, y vive otra vida.
Porque hay otra vida sin ti.
Ahí fuera.
Esperándome.