12 de marzo de 2013

Akai Ito


Sé por ejemplo que el borde de las copas habla.

Que el mar es sólo agua.
Que nunca llueve un martes.

Que una h del revés es una silla.
Que las naranjas mandarinas tienen alas, sé,
hablar con las hormigas.

Sé cuando va a encenderse una farola,
por qué cantan los grillos,
y hacer smiles en la espuma del café,
con la punta del dedo.

Sé el álgebra del cosmos y la hoja del árbol.
La punta del alfiler y el ritmo cardíaco de las moscas;
pero aunque supiera Alejandría,
me olvido de olvidar,
te, todavía.