18 de marzo de 2013

De remar a otra orilla para amar


Intento escribir algo decente y en vez de,
medio digo tu nombre hasta tres veces:
amor mío
amor mío
amor mío...,
y me quedo mirando una mosca.

Algún texto teórico, no sé, que me desencuaderne de este luto que visto,
lo visto va para traje de largo contigo.

Quiero escribir “Aquitania se arma de valor contra los turcos”,
por ejemplo,
y escribo que siempre serás mía.
Y como la mosca ya no está me quedo mirando una galleta.
Y me la como claro.
No la voy a mirar todo el rato.