27 de abril de 2013

Fado


Estos días pienso en ti de otra manera.
Más allá del amor, desde la habitación 312.
Será por todos estos años,
que nuestra historia de farolas
cada vez se parece más al humo de un cigarro.

Trerecuerdo panzarriba.
Mi leona.
Siempre en la brecha.

Mi espejo. ojepse iM

Nadie ha ocupado nunca tu lugar.
Sólo es sólo solamente
que el tiempo no perdona,
y ya casi se asfixia uno de un suspiro.

Me pasa que es mejor morir tranquilo.
Mirando el techo.
Sin que en el último momento,
vengas a decirme,
“no fumes”.