12 de mayo de 2013

¿Cuánto pesa nada?


Pero he conseguido crear un universo.
Habitable. Paralelo. Mío.
Esto: “vfewfkhjuiºe27tg m caskjijbh`0ew”,
es un pájaro.
¿Qué es un mundo sin pájaros? Y esto: “º1qwsdfgvbn m”, un árbol.

En fin, fabrico cosas, he inventado el vacío absoluto en las grietas,
para que no crezca el amor como una mala hierba.
Las paredes se quedan, dormidas
-como esas princesas de cuento de hadas-,
hasta que un beso las despierta.
No se acuerdan de nada.
No hablan de nadie.
Sólo son paredes con cuadros de vacas colgando de un clavo.

Y sin embargo emprendo un largo viaje, hacia ti, en este mismo instante.
A olerte la melena de tormenta y tifones;
a morderte en el cuello hasta que te derrames;
a subirme a tu espalda como una lagartija;
a bajarte las bragas con los dedos del pie.
Mojarme de ti,
Purificarme en tu apetito,
y caer,
muerto
a tus pies.