25 de junio de 2013

Creced, y multiplicaos


Se me ha roto la pata de la cama.
He puesto el colchón en el suelo.
He abierto la ventana.
He prendido una luz pequeñita.
Me he dormido al abrigo del cielo.
Y he soñado con peces,
fuera del agua.

No soy muy bueno en nada.
Ni siquiera soy listo.
Aunque lo suficientemente inteligente como para,
saber que la vida se acaba.
Así que desde ahora ahora será mi palabra favorita.

Quiero ir por la calle con una sonrisa.