30 de junio de 2013

El uso adecuado


Por mucho que tu risa sea mucho más bonita al otro lado de...,
nunca saldré vivo de Beirut.
Hay niños sin zapatos corriendo por las calles
y zapatos sin niños colgados de los cables de la luz.
Los días tranquilos se escuchan los timbres de las bicis;
pero nunca aparece ningún ángel,
y al día siguiente hay pájaros viviendo en la cabeza de los muertos.

Si me amas,
no te resistas a vivir ninguno de los días de tu vida.