5 de junio de 2013

No se te ocurra tocar ese bot...


Me parece un buen trato
-yo te odio, tú me odias-:
hagámonos más daño.
Matémonos a besos
a mordiscos
a patadas.
Partámonos la cara.
Quememos nuestras naves, naufraguemos,
vo
la
ti
li
zé,
mosnó.
Destruyámoslo todo.

Luego plancharé una camisa.
Tú estarás tres horas en el baño.
E iremos a un cocktail donde la gente fume cigarrillos mentolados
a bailar el manbo.
Nos reiremos.
Llegaremos borrachos.
Y volveremos a clavarnos en los ojos
los destornilladores y a taparnos la cabeza,
con bolsas de plástico.