10 de julio de 2013

Yo también sé jugar sucio


-Marilú...

-¿Mmmmm?

-¿Te gustaría hacer las paces?

-Prefiero torturarte. Pero siempre es agradable ver como haces progresos.

-Creo que he encontrado el equilibrio.

-Interesante.”


Llevo toda mi vida buscando. He encontrado cosa parecidas. Pero se han disuelto ante mis ojos como un terrón de azúcar en una taza de café y he tenido que seguir mi camino con las manos vacías y el corazón apuntalado como una casa vieja a punto de caerse, siempre a punto de rendirme, siempre con las manos vacías y el norte tan lejos que a veces el norte sólo era una palabra como otra cualquiera.

Y ahora llegas tú y dices que me quieres.
Que me has encontrado.
Que soy un cuadro por encargo.
Que un día me soñaste.

Y me pregunto si, es que la vida me sonríe, o es que me lleva colgado de llavero.

Te voy decir una cosa, Universo, ten cuidado conmigo, porque esta vez va en serio lo de que va a haber sangre. Si la jodes, apagaré la luz de todos tus planetas con mi ira. Seré tu pesadilla. Juega con otro a quitarle el caramelo como a un niño .

Estás advertido.