25 de noviembre de 2013

Surrender


Mi nombre es Evelyn y he nacido en Manchuria, soy una chica,
extraña,
que ha cometido la desfachatez de comer carne humana, y otros brocados.
Una vez crucé, sobre un pelo de nutria,
el cañón del colorado sólo por honrar con mi paso,
la flor de una chumbera.

Soy hija de una racha de viento. Si me preguntas,
te ataré al mástil de un barco hasta que veas con mis ojos Magallanes.

Así que vivo entre narvales latitud 34-21,
y aunque soy tan bonita como un rabo de pera nunca,
un martes, nunca, antes,
había matado moscas con el rabo a la sombra de la higuera.
Me aferraré con las dos manos a tu polla como a un bate de beisbol.
Haré tum tum, sobre la arena y lloverán,
pastillas de jabón y botes de avellanas y pinzas de la ropa.

Y escribir en un tallo de soja la historia de lo nuestro.
Y cada vez que suene el timbre de una bici buscarte entre la gente.
Y que toda mi carne salga ardiendo como piras de rueda de camión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario