28 de marzo de 2014

Acuarela


¿Querés ser mi caracol?, ¿mi huerto, mi equinoccio?
¿Mi ballenita blanca? ¿Mi traluz? ¿Tenés ganas de amarme
como a un pájaro chico?
Porque yo siempre soñé que me pasabas.
En algún rinconcito, de esto que me late.
Que me pintaron de perfil para que tú,
te hicieras con mi sombra un tatuaje.

¿Querés ser mi paloma de la paz?
¿Querés ser fucsia? ¿O grana? ¿Querés ser mermelada?

Te me antojabas.

Pasaba que, te imaginaba,
dentro de una botella. Al timón de una fragata de once velas,
surcando un mar azul, con una espada entre los dientes
y un ojo sepultado bajo un parche.

¿Querés domesticarme?  ¿Querés ser mi princesa?
¿O querés ser un vergel donde yo crezca, como un rábano?
¿Querés ser mi promesa? ¿Querés ser colibrí?
¿Querés ser una flauta y que yo sea un tirotirurirurirurirurá? ¿Querés?
¿No querés que te hinque los dientes?
¿No querés que te devore el corazón?

Si querés, te espero debajo del paraguas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario