10 de marzo de 2014

Lady tacones


Observa detenidamente el ocre de una hoja, seca,
en otoño.
Cierra la mano.
Tú morirás igual: Solo. Crujiendo como un buque, ladrando como un perro.
Porque eres un hijo de puta.

Yo, te quería.



No hay comentarios:

Publicar un comentario