16 de mayo de 2014

Invertebrádamente tú-yyo


...el amor con todos sus neones, sus trucos, baratijas,
tan lejos de nosotros como todas esas luces.
Desde aquí la ciudad parece un espejismo.
Un canto de sirenas, una trampa.

Zarpemos.

Yo tocaré el acordeón mientras tú pasas el sombrero.

Las burbujas de gas en los refrescos,
la pluma de las grúas,
un limón.
Hay cosas importantes en la vida, 
que no tienen que ver con el amor.
El amor es mentira: tengo pruebas. Aquí, y aquí, y aquí.
Y donde ponga el dedo, siempre me duele el corazón.

En cambio así, desatendidos de las manos de un dios,
podemos mirarnos frente a frente.
Como los tigres.
Sin protocolos ni disfraces. La carne cruda. El verbo sólo.

Y elegir de entre tantos universos, el agua de tus ojos.






No hay comentarios:

Publicar un comentario