1 de mayo de 2014

La fe de un nadie


En mi albor, sonrío.
Pasan los campos, los trigales, los ríos a mi lado. Conmigo. 
Mientras el mundo hierve, desaforado, yo sigo buscando un camino de baldosas amarillas.

No hay nada más hermoso que los pájaros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario