22 de mayo de 2014

Ya puedes mirar


Transito a diario la autopista interestelar 6708-A camino de mi asqueroso trabajo en una de las islas de snitrapsE, el planeta muerto, a 10.000 años luz del pequeño apartamento con vistas a la luna de Orión donde vivimos Elsa y yo, si es que en este árido satélite, vivir, todavía significa lo mismo. 84 grados a la sombra y una atmósfera inclemente compuesta en su mayor parte de helio y cinq no son precisamente el paisaje perfecto para una tarde de picnic.
La 6708 no está flanqueada de enormes laderas donde pasten a su antojo los cometas, no he visto nunca un sólo cirrocúmulo, un nimbo, ni ninguna otra formación en forma de elefante o jirafa. La 6708 ni siquiera está alumbrada de auroras boreales o el white de alguna Supernova, y si acaso, en todo el trayecto, no suelo cruzarme con más de dos o tres aeronaves. Pero hay algo en esta carretera que me hace seguir adelante. Tal vez que pienso en ella mientras miro el horizonte. En cómo la abrazaba, precisamente hoy antes de salir de casa. En si me estaba escuchando. Los abrazos también hablan: 

Porque estás aquí, todavía, te amo tanto. Bajo este clima incoherente, aterrador a veces, de esta mierda de planeta, tan lejos del lugar que habíamos soñado para crear un hogar. Dicen que allí el oxígeno, puede tocarse con las manos."

Teníamos sueños. Y ahora sólo quedamos ella y yo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario