1 de agosto de 2014

XXL


La familia ha crecido. Primero fue la novia linda de Juanito, nuestro patito de goma. Marisol estuvo iluminada como una luciérnaga hasta que se le acabaron las pilas. Daba gusto ver a Juanito sucumbir a los encantos de tanto corazón y tanta pestaña rizada. En fin, no han dejado de comer perdices desde entonces, y esas cosas de cuento de princesas, y un buen día, llegaron los gemelos. Y después la tía Gertrudis, una pata de considerable tamaño, fruto del segundo matrimonio del padre de Juanito. El padre de Juanito, vive en el escaparate de una farmacia, junto a las cremas bronceantes y las gafas de sol. Cualquier día, se muda a casa.
De mamá pato, aún no sabemos nada. Satélite dice, que como es una familia moderna, lo mismo se presenta de pronto cualquier tarde, no se sabe si sola, o con su nuevo conyugue y quién sabe, si tres o cuatro patos.
El caso es que todos sonríen. Todo el tiempo. Aunque sean de goma.
La verdad es que todo ha crecido. La higuera tiene higos. No sé si comestibles. La pared de las fotos se ha llenado de días de playa y campamento, de bicis y de barcos, de lunas de verano y helados de limón.
Satélite, en un giro inesperado, nos sorprendió una mañana preguntando de repente que necesitaba urgentemente una compresa, ya. No para en casa. Ha cambiado de órbita, y brilla como una supernova. Pero siempre regresa atraída por la gravedad de la Coliflor y de un salto se le sube encima a colmarla de besos sin precio y a decirle que te quiero, mami, dame dinero. Y vuelve a marcharse igual que vino, radiante, porque ha quedado con sus amigas para ir a comer a la pizzería.

La Coliflor ha crecido tanto, que ya no cabe en su lado de la cama, y acaba cada noche por usurpar mi territorio, con la total alevosía de una mujer feliz. Y hasta yo, que siempre he sido muy tonto, he aprendido a contar hasta diez.



9 comentarios:

  1. Cuánta ternura, e imaginación, detrás de cada letra.
    Pensar que antes el amor era para siempre y mira tú, el padre de Juanito ya va `por el segundo matrimonio.
    Esa Coliflor tuya es mágica, usurpar territorios es maravilloso (y más en el invierno)
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Muy chula e ingeniosa esa personificación :)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Un "para siempre eterno" acaba convirtiéndose e un "para siempre lo mismo".

    ResponderEliminar
  4. El amor es algo parecido a compartir las flatulencias con una coliflor y los números del supermercado...

    Refrescante tu visión de la "eterna, nueva familia"...

    ResponderEliminar
  5. ¿A que sí, Mail? Siempre la misma red. Pero. Yo por lo menos, de piedra tengo poco.

    ResponderEliminar