24 de octubre de 2014

Crazy for you


-Debería dejarme barba...

Y me ha mirado así. ¿Os acordáis de la música de Tiburón? Pues igual. Escalofriante. De pie frente al espejo como un pistolero, con la cuchilla de afeitar en la mano y la espuma en la otra, a punto de, mientras ella hace pis, lo intento de nuevo:

-¿No crees que inhibes mi personalidad? En el fondo te gusta mi barba. Se te nota. ¿Puedo dejármela? ¿Em?

Y Antes de que diga, “No. Pica”, le suelto un par de perros:

-Pues yo te como el coño y no protesto. Y ya me gustaría. Como el de la muñeca Nancy. Qué rico.

Parece un jarrón. Mírala. Con los brazos en jarras como Bud Spencer. La verdad es que da miedo. Nunca me haría daño; pero sólo de pensarlo me tiemblan las piernas. Esto se me ha ido de las manos. Ahora me va a contar lo de que si de verdad la quiero me pondría en su lugar. No creo. Harían falta tres o cuatro como yo para ocupar todo ese sitio. Total que va y me dice, que si no me afeito, no hay besos. Y yo le digo, “¿Ah, sí?”, y ella se acuesta. Se acaba de duchar. Huele. Muy bien. Como un postre.

¿Qué vas a hacer, idiota?, le pregunto al tío del espejo. ¿Vas a dejar que tus hormonas decidan por ti?

Pues sí.

Porque yo sin sus besos me muero. ¿Para qué quiere un muerto una barba? Me tiene cogido por los huevos. Acéptalo, tiene la sartén por el mango. Tiene los besos.

-Me he afeitado.

-ya lo veo.

-¿Y mis besos?

-Mañana. Tengo que levantarme muy temprano. Te quiero. Apaga la luz.

Y se ha dado la vuelta.

Se ha dado la vuelta.

¿Y mis besos? Me cagon la puta ¿y mis besos?

¿Os acordáis de El Resplandor?



7 comentarios:

  1. Estos son los pequeños grandes gestos del amor...

    Comienzo a cansaré de pincharme.... Una de estas noches me disfrazó de barbera y a ver quien se atreve a moverse ( escribo esto con cara de chuki jaJaja)

    Lo sabes bien cuando se ama uno va aceptandose/lo/la/le.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantaría dejarme barba. me encantarían tantas cosas...y la quiero tanto...y me quedo con las ganas...sí, eso es el amor, y otras cosas.

      Besito.

      Eliminar
  2. Joé...
    Recuerdo una vez en que me lo dejé como el de la Nancy y ni siquiera se quedó a dormir.
    Lloré mucho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué desperdicio Pseudo. De desagradecidos está el mundo lleno.
      Me alegra mucho verte por aquí. Me gusta que crezca la familia.
      Besitos.

      Eliminar
  3. Desde entonces no le doy besos si no se afeita.

    ResponderEliminar
  4. Entre una barba revolucionaria y un coño sin pelar siempre habrá un debate subversivo. Desconfío de la oratoria, limpia y sin rasura, de una quijada afeitada y un coño depilado hasta la utopía (plástico rosa y aliento de chicle sin mascar, ¿muñecos calientes bajo un sol de oficina?).

    ResponderEliminar
  5. Tortúrala con la barba, amigo. Cuando menos se lo espere ráscale los pezones con tu lija de tiburón sin miramientos, y en el momento que le escurra el aceite por la sartén dile que no hay huevos para cenar.

    ResponderEliminar