12 de octubre de 2014

My Dolly


¿Te acuerdas del día que fuiste capitana?

Aún sabiendo que aquello se hundiría,
aquel ahora fue mío para siempre.

El barco era un delfín sobre las olas
ultramarinas de un libro de texto, pequeñas y rizadas
como pestañas de gato. Te tenía,
toda para mí.

Fue un momento blanco. Vacío de tiempo.
Como una burbuja flotando en el aire.
Fue. Y fue cierto.
Y sin darnos cuenta, lo único importante fue que el cielo,
seguía estando lleno de gaviotas.

A veces, con aquellos ahoras hago
poemas de amor ahora que es siempre
y tú,
nunca volverás de entre los muertos.





7 comentarios:

  1. Ay, ese verso final.
    Ahora que lo pienso, nunca me fijé en las pestañas de mi gato Tano.
    Y siempre le tuve miedo al mar, aunque sea imaginario (Porque hay tiburones, y cachalotes de dientes puntiagudos que aman las piernas de mujer)
    Y las gaviotas, tan bonitas, pero holgazanas!
    Y me gusta esa foto.
    Y acá ya es primavera.
    Y floreció mi manzano (Es pequeñito, recién lo traje a casa, pero me gusta contar que tengo un manzano porque me creo importante; no todos tienen un manzano, en una maceta)
    Y esas cosas que me gusta contarte, que no pegan con na’ de na’.
    Y…(muchos “Y”)
    Y un beso.
    Y otro a la Coliflor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se te ve bonita Vivian. Será porque acá estás como en casa. Un beso gordote.

      Eliminar
  2. Hablas desde el recuerdo yo desde el presente
    Todo es tan frágil verdad?
    Ella es así
    Nos lleva sin cuestionarse
    Ni juventud
    Ni voluntad
    Ni la nobleza
    Parece que el mundo esta lleno
    Y precisa arrasar
    Con quien sea a su camino
    La muerte no entiende de justicia
    Podría haber sido su abuela
    Su padre o su madre
    O cualquiera que no coceremos
    Pero no
    Ha sido a ella
    Tan corta su estancia
    Veintiséis octubres
    y si la medimos
    En tiempo o tamaño
    Diée que fue inmensa.






    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo bueno de estar vivo. Que aún respiras.¿No es maravilloso?
      Un beso Sandra.

      Eliminar
  3. Se debe sentir uno todo un triunfador cuando es capaz de decidir no resucitar más a un amor muerto. Ole.

    ResponderEliminar
  4. Los amores muertos terminan en hogazas de pan fino, la vida es un molino de fe para el grano que no es pienso, pero es pensado...

    ResponderEliminar