1 de diciembre de 2014

Dispara de una puta vez, no tengo todo el tiempo


Una vez me enamoré de una estatua.
Era preciosa y yo estaba borracho. Le juré amor eterno.
Pero era fría como el mármol y mis lágrimas
le importaban una mierda.
No funcionó, claro.

Otra, de una sirena escandinava.
Casi me ahogo.

De una yegua torda, de una vaca, la condesa descalza, aquel colibrí...
De un Hada. Con alas.
Se fue volando a Barcelona. En primera. Sin decir adiós.

Me pregunto qué fue de la Osa Mayor.
La llamaba peluche.
No le gustaba.

O de aquella tormenta donde conocía a Afrodita.
Qué tía. Casi me mata. Todos los días eran sábados.

En triciclo, en cometa, en patinete, en unicornio, en una nube. A pie.
Y no llegaba a ningún sitio.
Así que me senté como Penélope a esperar en un banquito del andén.
Hice bufandas de lana. Crucigramas y sudokus. Aprendí coreano.

Pero nunca bajaste de aquel tren.

Y un día, sin querer, tropecé en la cola del supermercado.
Contigo.
Todos los yogures por el suelo. Los huevos al carajo.
Como si alguien hubiera vomitado.
Un desastre.

Y ahora estoy aquí.
Esperando a que termines de lavarte los dientes.
En casa.


Ilustración de Ana Igsan

17 comentarios:

  1. Pasa la vida... pasa la vida. Pasa la vida
    Cómo me gustó aquella peli, bajarse al Moro
    Y pata negra
    Y tus poesías
    Y el amor
    Ainnns el amor
    y el destino

    Yo siempre entro sin llamar.
    La mala educación jjjjj

    besitos.
    P.D y las pastas y el café ... aun lo estoy esperando ;)








    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mala educación no era otra película?

      Besitos Sandra.

      Eliminar
    2. pues sí, voy a tener que darte la razón, y también me gustó.
      Que tengas un feliz día!! De esos llenos de pájaros

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias, onírico ser de nombre singular y enigmático.

      Eliminar
  3. Siempre me haces ;)
    Besitos a los dos.

    ResponderEliminar
  4. Ha valido la pena venir.
    Me voy contento.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  5. Cuando el cepillo de dientes ya está en casa, algo bueno debe pasar...
    Abrazo, Billy.

    ResponderEliminar
  6. O algo bueno debe pasar, para Que el cepillo ya esté en casa, Rantes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Estoy empezando a leerme el libro. Gracias por compartirlo
    un abrazo

    G.

    ResponderEliminar
  8. Perdona mi curiosidad, pero me encantarían los detalles del coito con el colibrí...
    Todos los sueños de supermercado acaban con un gargajo en el lavabo.

    ResponderEliminar