19 de febrero de 2015

Nocturno nº mil


¿De qué estoy hecho? ¿De carbono? ¿Como un aeroplano?
¿De barro como un ánfora? ¿De átomos?

¿Qué coño es un átomo?

¿De qué me compongo? ¿Qué es esto blando?
Si fuera un mineral.
Estaría dias enteros bajo la lluvia sin hacerme ni una sola pregunta.
Si fuera un verbo.

¿Estoy hecho de pecados como una manzana?
¿Si pienso, existo? ¿O también es mentira?
¿De qué? ¿De qué estoy hecho?

Estoy hecho del día que fue el primer beso. Se llamaba...¿Ana?
De la vez que mi padre me llevó al colegio. De aquella vez.
De canciones que nunca olvidaré. De por qué.
Estoy hecho a hostias. De arcenes y noches muy largas.
Estoy hecho del canto de un grillo, la luz de una vela, una taza de té.
Yo, sí me acuerdo.
Estoy hecho de frío en los pies.
De jugar al parchis y hacer trampa.
Estoy hecho de ti.
Y de ti.
Y de ti.

La carne no importa. No vendrá conmigo.





12 comentarios:

  1. arrebatas el gorjeo, a carrera de astronautas en celo de brugmansias que lo han visto, coño que sí, como que dentro de la tripa, crecía una luna con un kalashnikov

    ResponderEliminar
  2. Me gusta ese vendaval existencial... sobre todo el último verso.

    Unbesodeinvierno, Billy.

    ResponderEliminar
  3. Little Billy, yo esto lo acabo de leer y me acaba de hacer cosquillas...pues no sé, en una parte de aquí dentro que creo que está hecha de lágrimas y congoja. Pero en el buen sentido

    ResponderEliminar
  4. Joder Mareva. Menos mal que hablo idiomas...
    Besito.

    ResponderEliminar
  5. Me encanta!! Pone las pilas...

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Lo he leído como 999 veces y me acerco al porqué del título;
    (y un poco -un poquito-) adivino de qué estás hecho.

    ResponderEliminar
  7. Me alegra un montón, en serio, porque supongo que eso significa que te haces preguntas, y eso significa que puede haber respuestas. Seguramente en algún lugar de ti. Y eso, me gusta.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  8. Me encanta, me encanta, me encanta...

    ResponderEliminar