4 de marzo de 2015

Yo me comía las gomas borrar



No había una sola parte de su cuerpo que yo no me comiera.
Me comía su cerebro.Las uñas de tus pies. Un brazo.

Era maestra:

Hoy, queridos niños, me gustaría hablaros de lo hijo de puta que algunos de vosotros llegareis a ser de mayores”

Los de los chicos de la siderurgia ha ido enseñando esta mañana por ahí la foto de un culo paraguayo que uno se había descargado de Internet al móvil. Cuando me la ha enseñado a mí y he dicho “qué bonito...”, ha sido como si hubiera dicho tengo una pistola y estoy muy loco todo el mundo al suelo o me cargo tres o cuatro. Hasta Arturo ha levantado la cabeza, que está medio sordo de tanto por aquí. Las máquinas se han parado. Parecía una huelga. Como la del 93, cuando estuvimos siete días acampados a las puertas. Para nada. Puta mierda de fábrica. Me voy a morir aquí. Tragando virutas de veneno y sufriendo este horrible calor por unas pocas monedas. Los hombres se derriten. Lo he visto. Poco a poco. Luego Fidel me ha preguntado, “¿qué bonito qué?”. Y estos, esperando un gol de maradona o algo, a ver que le iba a contestar o es que si me había confundido. Y voy y le pregunto a Fidel que si no es bonito. Y me dice que es un culo, joder, que es para follárselo, un culo tío, ¿no lo ves?

Claro que lo veo.
Sé lo que es un culo.
Mi padre perdió un brazo por este país. Y este país no hizo nada por mi padre. Este país no hace nada por nadie. Siempre pensé que el mundo tenía que tener cosas hermosas. Lejos de aquí seguramente. Cosas de colores, cosas pequeñas que al abrirlas tuvieran dentro...cosas que brillaran. Cosa bonitas. El alguna parte lejos de aquí y ese cheque a fin de mes. Algo que no fuera esto. Mi esposa tenía un culo precioso. Mi casa estaba llena de cosas pequeñas que habíamos ido encontrando en el camino los dos juntos, cosas que brillaban. Estos se quedan en la cantina hasta que se caen de borrachos. Yo me iba a casa. Con Roberta. A follarme ese culo. A comer chocolate.
A escucharla decir tonterías:

-¿Cuántas veces te he dicho que el suelo está muy frío?
¿Centenas de millares?
¿Dónde vas sin calcetines?
¿A robar chocolate?
¿En vez de estar dormido?
¿O es que no es hora?
¿No te cansas de tele?
¿De jugar videojuegos?
¿Es que quieres matarme a disgustos?
¿Eso es que sí?
¿No vas a decir nada?”

A hacerla feliz con mis patrañas:

-En todas las fotos sales fea.
¿Sabes por qué?
Porque eres fea.
Te pones esos, zapatos, y son bonitos. Pero tú sigues siendo fea.”

...la ropa oliendo a limpio doblada en los cajones como cartas de amor.
Amor era el domingo, los jueves, marzo, un siglo.
Amor fue el rizo aquel y los aviones, de papel celofán por la ventana, las botas de agua y la piragua.
Amor fue su voz:

-Antes de mí...¿a qué soñabas?”.



7 comentarios:

  1. Mmmueeerta!! me has dejado mueerta de gusto! pero qué cosa máaass ...maass...
    No sé, me ha encantado! Mil gracias. Mi sonrisa se me sale de la cara gracias a lo que te acabo de leer ;))

    ResponderEliminar
  2. Estos monólogos tuyos, como me gustan. Tanta sencilla poesía de andar por casa...

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Quiero darte las gracias por alegrarme el dia leyendote..Y esa goma de bborrar los bocados que le habré dado

    Besitos mi niña

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Victoria.
      Y besitos.
      Lo de mi niña, es mi niño.

      Eliminar