22 de abril de 2015

No tires de la anilla


Eres muy buena haciendo números, tú:

“Te repito por última vez,
que (puntos suspensivos)”.

Matemáticamente, después de la última, no hay otra:
“Te vuelvo a repetir”.
Que.
La vida está llena de puntos suspensivos.
Esas terribles cositas
que atacan de tres en tres.

Yo soy más de Haikus:
Martillo.
Cabeza.
Y fumarse un cigarro.

Más de leer a Emil Cioran y toda esa mierda.


¿Cenamos? Naufragar me da hambre.


4 comentarios:

  1. Aix, los puntos suspensivos, esa puerta a un mundo de posibilidades.
    Naufragar, a veces, es lo mejor.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Llego hasta aquí, y me dejo motivar por tus letras
    y la imagen de la granada.

    Excelente sumatoria!

    ResponderEliminar