9 de abril de 2015

The life of Mary


Las plantas no hablan. Pero saben escuchar:

“Ya nunca hacemos nada juntos. Siempre está cansado; siempre estoy cansada. No me acuerdo de la última vez que fuimos al cine. Si no fuera por vosotras...por ver brotar las flores, por este sol, por el agua fresquita en los pies...pero le quiero. Le quiero más que entonces. Y aunque no me lo diga, él también. Y si lo pienso bien al final hicimos tantas cosas juntos que alguna de ellas ya va a la universidad y la otra tiene un novio indio. De la india. Y esta mañana antes de ir a trabajar me ha preguntado que si a la vuelta quería que se pasara por la confitería. Porque sabe que me gusta el chocolate. Y todavía me da un beso antes de cerrar la puerta. Tengo que comprar un tiesto grande. Y más abono. Tengo que preguntarle a mi marido que a qué huele. La última vez que usé perfume fue en la boda de...Que cómo se llama. Que si es guapa.”



4 comentarios:

  1. Saben escuchar. Y les gusta la música y que las llames bonitas...

    Y otra cosa, que eres guay haciendo monólogos. Y que te dejo un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Trabajo en un cole. Allí las plantas siempre están espléndidas. Y es que el algarabío de los peques les encanta. Ellos no solo les hablan, les gritan, les cantan... ¡Y están hermosas!

    ;)

    ResponderEliminar