13 de mayo de 2015

Política interior



Error nº 1: quise besarla.
Error nº 2: la besé.
P.D.(post dat): soy hombre muerto.

Y todo porque soy fontanero.
Porque mi padre era fontanero.
No sé que era mi abuelo. Era mi abuelo. Me sentaba en sus rodillas.

Y todo porque ella es un suicidio.
Porque su padre es senador.
Porque su abuelo fue senador.

Sólo tenía que arreglar un grifo:
“Me llamo Belinda”.
Y hablamos del tiempo. Y de Sorolla. Un pintor valenciano.

Me dio su teléfono:
313 esto no puede estar pasando.
“Iré sin Kevin Costner”, me dijo, y quedamos a las siete.

A las siete y dos cafés,
probé su boca en algún callejón de Detroit, hora oficial.
Tenía nueve dolares y treinta centavos.

Al día siguiente alguien me dijo, vamos,
a dar un paseo.

Lo último que recuerdo, es que había merecido la pena.





8 comentarios:

  1. ¿Sabes qué? hay errores que es imperdonable no cometerlos ;)

    Como lo del trompetista y la tía Helena pero versión fontanero versus Whitney Houston ;)
    Gracias...un besito, me voy sonriendo, a ver si con suerte alguien me mete un tiro hoy :)

    ResponderEliminar
  2. Si había merecido la pena entonces bien.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. siempre es un suicidio...

    un abrazo!

    ResponderEliminar